Fundición por presión o inyección

Los primeros ensayos de inyección a alta presión de aleaciones de aluminio datan de 1914, a partir de allí materiales como el cobre y el magnesio rápidamente pudieron ser inyectados. Al rededor de 1930 muchos de los materiales que aún hoy utilizamos estuvieron disponibles para este proceso.

El proceso de inyección de aluminio a alta presión es un proceso de manufactura de alta precisión, en el cual el material fundido es inyectado a alta presión y velocidad dentro de un molde metálico permanente, en donde se solidifica y adquiere la forma del producto deseado.

Algunas de las ventajas de este proceso son:

  • Ciclos productivos muy cortos.
  • Altas propiedades mecánicas en combinación con bajo peso.
  • Piezas con buenas propiedades para mecanizados posteriores.
  • Excelente estabilidad dimensional, las piezas pueden ser producidas con tolerancias dimensionales estrechas.
  • Excelente acabado superficial.